Dolor de mandíbula: Férulas y Botox

Ene 12, 2024 | blog

Dolor mandíbula. Dolor de ATM o TMD.

¿Sufres de dolor en la mandíbula y no sabes por qué?. No estás solo. El dolor en la mandíbula es un problema común que afecta a muchas personas en todo el mundo. Puede ser causado por una variedad de factores, desde lesiones y bruxismo hasta trastornos de la articulación temporomandibular (ATM) y problemas dentales.

En este artículo, exploramos las causas más comunes del dolor en la mandíbula y cómo aliviarlo eficazmente. Descubrirás cómo reconocer los síntomas del bruxismo, aprenderás sobre las afecciones de la ATM y su relación con el dolor en la mandíbula, y recibirás consejos útiles sobre cómo prevenir y tratar el dolor mandibular.

Nuestro objetivo principal es proporcionarte información precisa y relevante para que puedas entender mejor tu dolor en la mandíbula y encontrar el alivio que necesitas. Además, te proporcionaremos consejos prácticos y técnicas de relajación que te ayudarán a reducir el estrés y mejorar tu bienestar general.

Introducción al dolor mandibular.

El dolor de mandíbula puede ser una experiencia desagradable y limitante que afecta tu capacidad para hablar, comer, sonreír y a largo plazo afecta al estado anímico y puede tener otro tipo de consecuencias más importantes.

El dolor de mandíbula puede ser desencadenado por una serie de factores diferentes. Entre las causas más comunes se encuentran:

1. Trastorno de la articulación temporomandibular (ATM).

El trastorno de la articulación temporomandibular, también conocido como ATM o TMD, es una afección que afecta las articulaciones y los músculos que controlan el movimiento de la mandíbula.

Los síntomas del disfunción de ATM o TMD pueden incluir dolor en la articulación de la mandíbula (ATM) que se confunden con el oído, dificultad para abrir o cerrar la boca y chasquidos al masticar.

El estrés, el bruxismo y la mala alineación de los dientes pueden contribuir al desarrollo de la disfunción de la ATM.

2. Problemas dentales y dolor de mandíbula.

Las afecciones dentales, como las caries, las infecciones y las maloclusiones, pueden causar dolor en la mandíbula.

La presión excesiva sobre los dientes debido al bruxismo o a una mala mordida también puede desencadenar dolor en la mandíbula.

3. Estrés y dolor de mandíbula.

El estrés crónico puede manifestarse igualmente en forma de dolor de mandíbula.

El estrés emocional y las tensiones diarias pueden llevar a apretar o rechinar los dientes, lo que ejerce presión sobre la mandíbula y causa dolor.

Además, el estrés también puede contribuir al desarrollo del bruxismo, una condición en la que se aprietan o rechinan los dientes de manera involuntaria sobre todo al dormir.

Trastorno de la articulación temporomandibular (ATM)(TMD).

Además de las causas mencionadas anteriormente, algunos hábitos diarios pueden contribuir al dolor de mandíbula. Estos hábitos incluyen:

  • Masticar chicle en exceso: El masticar chicle de forma excesiva puede ejercer presión adicional sobre la mandíbula y los músculos faciales, lo que puede provocar dolor y fatiga.
  • Morder objetos duros: Morder objetos duros, como lápices o bolígrafos, puede poner tensión en la mandíbula y causar dolor.
  • Postura incorrecta: Mantener una postura incorrecta durante largos períodos de tiempo puede afectar la alineación de la mandíbula y provocar dolor.
  • Estrés: Encuentra formas saludables de manejar el estrés, como practicar ejercicio regularmente de al menos media hora de intensidad al menos moderada (es decir, en la que no puedes hablar porque te quedarías sin aire suficiente para mantener esa intensidad), meditar, o mindfullness, o realizar actividades relajantes como yoga, taichí, etc.

Tratamiento profesional de los dolores de ATM o mandíbula. Férulas y Botox.

Si el dolor de mandíbula persiste o empeora, es recomendable buscar atención de un Maxilofacial preferentemente. Un dentista o un especialista en trastornos de la ATM también puede ayudarte a evaluar tu condición y recomendar tratamientos específicos. Algunas opciones de tratamiento pueden incluir:

Revisión por un experto: Un maxilofacial es el profesional que sin duda puede analizar todo el espectro de opciones del origen de tu dolor

Fisioterapia: Un fisioterapeuta especializado en el tratamiento de la mandíbula puede ayudarte a identificar y tratar los problemas musculares y articulares que causan el dolor. La terapia puede incluir ejercicios de estiramiento, masajes y técnicas de relajación.

Férulas de descarga: Si el bruxismo es la causa principal de tu dolor de mandíbula, tu dentista puede recomendarte el uso de una férula o protector bucal. Estos dispositivos ayudan a reducir la tensión en la mandíbula y protegen los dientes del desgaste causado por el rechinar de los dientes.

Medicación: En algunos casos, tu médico puede recetarte medicamentos para aliviar el dolor y reducir la inflamación en la mandíbula. Estos pueden incluir analgésicos, relajantes musculares o medicamentos antiinflamatorios no esteroides.

Cambio de hábitos: Cambios en las costumbres alimenticias y cuidados en el hogar como los descritos en el punto siguiente

Botoxla inyección de Botox en la musculatura maseterina preferentemente, ayuda muchísimo a mejorar, pero hay que hacer también las medidas previamente mencionadas.

Reponer las muelas perdidas: Tus muelas son las que están diseñadas por la evolución para masticar. Los otros dientes(los incisivos y caninos, o sea, los de delante) no están diseñados para la masticación, pero si para desgarrar los alimentos, o trocear, que después masticaremos con las muelas.

Cómo prevenir el dolor de mandíbula en el futuro.

El dolor de mandíbula puede ser extremadamente incómodo y afectará a tu calidad de vida, estado de ánimo, relaciones interpersonales. etc. Afortunadamente, existen varias formas de aliviar el dolor de mandíbula en casa. Aun así siempre debe consultar a un profesional y no abusar de remedios caseros.

No obstante te ofrecemos algunos paliativos que pueden ayudarte mientras vienes a vernos

Aplicar calor o frío: Prueba aplicar una compresa caliente durante 15-20 minutos varias veces al día o coloca una bolsa de hielo envuelta en una toalla en la mandíbula durante 10-15 minutos.

Realizar ejercicios de estiramiento: Intenta abrir y cerrar la boca lentamente varias veces al día, haciendo pausas en diferentes puntos del movimiento para estirar los músculos.

Evitar alimentos duros y masticar con cuidado: Alimentos duros como nueces o caramelos agravan el dolor de mandíbula y por ello debes evitar este tipo de alimentación

Cortar los alimentos: Introducir en la boca trozos más pequeños para facilitar la masticación. Y sobre todo usas tus muelas, no el resto de los dientes para masticar, porque esos otros dientes no están diseñados para la masticación, pero si solo para desgarrar los alimentos que después masticaremos con las muelas.

Conclusión.

Si el dolor de mandíbula persiste y las técnicas de alivio en casa no son efectivas, debes buscar tratamiento profesional por un cirujano Maxilofacial a ser posible. Te recomendará el mejor tratamiento para tu problema.